Reclamaciones de Cantidad

Revisamos tus nóminas y tu convenio. Comprobamos que te abonan pagas extras y vacaciones.

 

En nuestro despacho de abogados especializado en derecho laboral, prestamos asesoramiento integral a nuestros clientes acerca de salarios y finiquitos que les pudieran corresponder.

Los procedimientos judiciales para reclamar son los siguientes:

– JUICIO MONITORIO

– JUICIO VERBAL DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD

– JUICIO ORDINARIO DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD.

 

Es muy importante tener en cuenta que el plazo máximo para reclamar las deudas salariales es de 1 año.

 

Cuando firmamos un contrato de trabajo con un empresario, nos estamos comprometiendo a cumplir una serie de obligaciones como ser puntuales, respetuosos, realizar nuestro trabajo diligentemente… pero también tenemos unos derechos entre los que se encuentra el abono del salario pactado en su totalidad al vencimiento del mes.

Así las cosas, si el empresario se retrasa habitualmente en abonar el salario, no lo abona algún mes, o no lo abona en su totalidad, está incumpliendo su principal obligación.

Ante esta circunstancia podemos actuar de dos modos:

– Tras hablar con el empresario y pedirle una aclaración de la situación, decido reclamar las cantidades que se me adeudan. Pudiendo solicitar además el 10% de interés por mora.

Llegados a este punto, hay que tener en cuenta que si el empresario nos despide después de haber reclamado las cantidades que se nos deben, ese despido será calificado por el juez como improcedente. Ello porque se protege al trabajador que decide reclamar sus derechos ante el empresario y que éste no pueda despedirlo como represalia por esa demanda judicial.

– Si la situación perdura en el tiempo y/o el empresario no te ha pagado 4 meses de salario, o te abona el salario con retraso durante un periodo de doce meses, además de reclamar las cantidades, también se puede solicitar del juez la extinción del contrato de trabajo por dicho motivo. En tal caso, la sentencia condenaría al empresario a abonar una indemnización de 33 días de salario por año trabajado (que es la misma que corresponde a un despido improcedente).

Pero debe quedar claro que mientras se tramita la demanda de extinción del contrato de trabajo por incumplimiento de las obligaciones de pago del salario por parte del empresario, el trabajador debe seguir prestando sus servicios y acudiendo a su puesto de trabajo diariamente, ello hasta que se celebre el juicio y el juez declare que efectivamente existe causa suficiente para extinguir el contrato de trabajo. De ese modo, condenará al empresario a que te indemnice y además te abone los salarios pendientes.

Para interponer la demanda hay que seguir un proceso que consta de dos fases:

a) Fase administrativa: se debe presentar una reclamación administrativa previa a la vía judicial. Se trata de la conocida como “papeleta de conciliación” ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC).

Si bien estamos ante un trámite administrativo que no precisa intervención de abogado y el propio trabajador puede realizar, lo cierto es que la demanda posterior que debe presentarse ante la jurisdicción social, debe estar fundamentada en los hechos relatados en la papeleta administrativa. Por ello, desde aquí recomendamos que sea un abogado el que realice los trámites desde el inicio.

La presentación de la citada papeleta interrumpe el plazo de prescripción de 1 año que marca la ley para poder reclamar las cantidades salariales adeudadas.

b) Fase judicial: con el acta de haberse celebrado dicho trámite administrativo, debemos acudir ante el juzgado de lo Social a presentar la demanda propiamente dicha.

Después se celebrará juicio y en la sentencia el juez se pronunciará acerca se si el empresario adeuda esos salarios, así como si declara extinguida la relación laboral existente.

El trabajador también podrá solicitar su prestación por desempleo desde ese momento.