Inspecciones de trabajo

 

En nuestro despacho de abogados especializado en derecho laboral, asesoramos, preparamos y fundamentamos legalmente todas las alegaciones correspondientes derivadas de una inspección de trabajo.

Se puede denunciar ante la Inspección de Trabajo cualquier incumplimiento que se produzca tanto en materia laboral como en materia de prevención de riesgos laborales.

De ese modo, una de las posibles actuaciones de la Inspección de Trabajo vendrá motivada por la denuncia de un particular, que debe identificarse ya que no se tramitarán las denuncias anónimas. Pero hay que manifestar que los funcionarios al servicio de la Inspección de trabajo tienen el deber de mantener el secreto de la identidad de la persona que denuncia.

Otro modo de iniciarse la actuación de la Inspección de Trabajo es que otro órgano lo solicite razonada y fundadamente para completar una investigación que se esté llevando a cabo, y por último también es posible que actúe a iniciativa propia.

No obstante lo anterior, la Inspección de Trabajo no actuará respecto de aquellas materias que no le corresponda vigilar, o las que claramente no estén fundamentadas o las que versen sobre asuntos de los que ya está conociendo con anterioridad. Así como tampoco aquellas cuestiones que ya estén sometidas a control por parte de un órgano jurisdiccional.

El modo de actuar de la Inspección de Trabajo consiste en acudir sin previo aviso al centro de trabajo, solicitando a la persona encargada, que le ponga de manifiesto toda aquella documentación que sea precisa para esclarecer los hechos que han motivado la visita inspectora o incluso realizar las aclaraciones que se consideren oportunas.

La labor inspectora no se prolongará más de nueve meses y tampoco se puede interrumpir por más de tres.

El resultado de esa labor inspectora se debe registrar por parte del funcionario actuante en el Libro de Visitas que debe existir en cada centro de trabajo. Y siempre servirá de antecedente para futuras visitas y/o inspecciones.

Normalmente se considera que los hechos constatados por los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que queden reflejados en las actas de infracción y liquidación que se hayan llevado a cabo con el cumplimiento riguroso de los requisitos previstos en la ley, tienen presunción de certeza. Todo ello sin perjuicio de los medios probatorios de los que disponga el sujeto inspeccionado en defensa de sus intereses.

Si de la actuación inspectora se deriva un acta de infracción, se debe notificar al responsable de la misma, para que en el plazo de 15 días alegue cuanto sea posible para desvirtuar lo allí manifestado.

A continuación la Inspección de Trabajo dictará la Resolución sancionadora oportuna, contra la que cabe interponer el correspondiente Recurso de Alzada ante la Dirección Territorial competente o Recurso potestativo de Reposición en el plazo máximo de un mes, o interponer ante el Juzgado de lo contencioso administrativo correspondiente o ante la jurisdicción laboral cuando sea procedente.