La garantía de indemnidad es un término comúnmente desconocido para la mayoría de los trabajadores, y sin embargo es importante saber en qué consiste, ya que protege al trabajador en caso de represalias de su empleador. En este post te contamos todo lo que debes conocer sobre esta garantía que ampara al derecho a la tutela efectiva.

¿Qué es la garantía de indemnidad laboral?

La garantía de indemnidad es la protección que recibe el trabajador contra las represalias de su empleador por defender sus derechos laborales. Por tanto, el empresario no puede castigar o despedir al trabajador por acudir a los tribunales, ya que entre los derechos laborales básicos de todos los trabajadores se encuentra el de ejercer individualmente las acciones derivadas de su contrato de trabajo.

La garantía de indemnidad está integrada en el derecho a la tutela judicial efectiva el artículo 24. 1 de la Constitución. También en el Estatuto de los Trabajadores se recoge este derecho en el artículo 4.2. Esta garantía está ideada para proteger el derecho a la tutela judicial efectiva en caso de que el trabajador quiera tomar acciones judiciales para defender sus derechos.

En algunas ocasiones cuando un empresario conoce que va a ser demandado puede tratar de imponer medidas de ‘castigo’, como cambiar de puesto o de destino al trabajador, despedirlo de forma improcedente,  suspensiones de empleo o sueldo, o someterlo a mobbing para que abandone el trabajo.

¿Qué más debes saber?

El Tribunal Constitucional ha extendido la garantía de indemnidad a los actos preparatorios o previos a la reclamación judicial, entre los que se incluye, la demanda judicial, la presentación de la papeleta de conciliación, la solicitud de mediación o la denuncia ante la Inspección de Trabajo, entre otros.

La garantía no puede ser invocada si la empresa inició su medida ‘represiva’ antes de conocer la reclamación del trabajador. Tampoco cuando el trabajador realiza una reclamación para evitar una modificación de sus condiciones de trabajo o un despido procedente ni cuando su reivindicación laboral quede en el ámbito interno de la empresa.

¿Cómo se activa la garantía de indemnidad?

Si como trabajador detectas que estás sufriendo represalias solo necesitarás presentar el documento que acredite que ya habías iniciado la reclamación de tus derechos con anterioridad a la medida. Por su parte, el empresario tendrá que demostrar que no tomó esa medida como castigo, si no sus actuaciones represoras serán nulas y el trabajador deberá volver a su puesto en las mismas condiciones que tenía al principio. Asimismo, el empleado tiene derecho a una indemnización en el caso de demostrar daños y perjuicios.

 

Si tienes alguna duda relacionada con la garantía de indemnidad o el derecho a la tutela judicial efectiva, contacta con nosotros. En López Carbonell Abogados somos especialistas en Derecho Laboral. Estaremos encantados de ayudarte.

Comparte esta entrada en: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+