¿Qué sucedería en caso de que como trabajador cometieras una falta o una infracción? En este post te contamos las sanciones que conllevarían una falta por incumplimiento laboral.

Normativa sobre faltas y sanciones por incumplimiento laboral del trabajador

El trabajador incurre en una falta cuando incumple de forma voluntaria sus obligaciones laborales, lo cual puede ser sancionado por la empresa, según el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores, ya que se le reconoce la capacidad de adoptar medidas sancionadoras sin necesidad de acudir a los tribunales. No obstante, para que una empresa pueda imponer una sanción, dicha conducta debe estar recogida como ‘sancionable’ en el convenio colectivo aplicable al sector.

¿Qué infracciones pueden provocar un despido disciplinario?

El Estatuto de los Trabajadores, en el artículo 54, establece que el contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, si se comete alguna de las siguientes infracciones:

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • Transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía, si repercuten negativamente en el trabajo.
  • Acoso laboral por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Tipos de falta y posibles sanciones a los trabajadores

Además de las faltas que pueden dar lugar a un despido disciplinario, existen otros tipos de infracciones y sanciones, recogidas en tu convenio colectivo, como ya hemos comentado anteriormente:

  • Faltas muy graves: su sanción se podría materializar en inhabilitaciones para el ascenso y suspensiones de empleo y sueldo que pueden alcanzar hasta los 6 meses de duración, traslados a otro centro de trabajo o despido.
  • Faltas graves: su sanción puede conllevar suspensiones de empleo y sueldo de hasta 20 días.
  • Faltas leves: las sanciones suelen consistir en una amonestación y suspensión de empleo y sueldo de hasta 2 días.

Por otra parte, debes saber que no se podrán imponer sanciones que consistan en la reducción de la duración de las vacaciones, los tiempos de descanso o de la retribución, o que obliguen a pagar una multa económica.

Asimismo, el trabajador no puede ser sancionado dos veces por la misma falta, pero sí tantas veces como faltas haya cometido.

¿Cuándo prescriben las faltas laborales?

Cuando pasa un tiempo desde que se cometió que la infracción, la empresa no podrá sancionar al empleado porque habrá prescrito.

A continuación, te detallamos los tiempos de prescripción, contados a partir del momento en que la empresa tenga conocimiento de que se han cometido:

  • Faltas muy graves: prescriben a los 60 días naturales de su comisión.
  • Faltas graves: prescriben a los 20 días naturales de su comisión.
  • Faltas leves: prescriben a los 10 días naturales de su comisión.

Cabe señalar que, en caso de que el empresario no tenga conocimiento de la falta en el momento de su comisión, la falta prescribirá a los 6 meses de haberse cometido.

Procedimiento para imponer sanciones a los trabajadores

Las sanciones graves y muy graves deberán comunicarse por escrito al trabajador, haciéndole constar la fecha y los hechos que la han originado.

Si un empleado que ostenta un cargo de representante o delegado sindical es sancionado, debe tramitarse un procedimiento contradictorio para que el sancionado y las correspondientes organizaciones puedan formular alegaciones y manifestar si están o no conformes con la sanción impuesta.

Del mismo modo, si un trabajador está afiliado a un sindicato, el empresario deberá comunicar la sanción a dicha organización sindical.

Disconformidad del trabajador

El trabajador que no esté conforme con la sanción impuesta, podrá impugnarla ante la jurisdicción laboral en el plazo de 20 días desde la recepción de la comunicación escrita.

Este plazo se interrumpirá por la presentación de la papeleta de conciliación obligatoria ante el Servicio de Mediación Arbitraje y Conciliación.

La sentencia dictada por el juez no podrá agravar la sanción impuesta por la empresa ni cabrá recurso alguno contra ella, salvo en los casos de sanciones por faltas muy graves, apreciadas judicialmente, según se recoge en el artículo 115 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

 

Si te han impuesto una sanción laboral y no estás de acuerdo, contacta con nosotros. En López Carbonell Abogados, despacho de abogados especializado en derecho laboral, nos encargamos de asesorar y prestar defensa jurídica.

Comparte esta entrada en: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+