¿Trabajas en alguna actividad relacionada con el transporte y te preguntas si el GPS que llevas instalado en el vehículo es un sistema legal para controlar tu jornada laboral? En este post te sacamos de dudas.

Las nuevas tecnologías como forma de control laboral. Ventajas e inconvenientes

Sin duda, las nuevas tecnologías han cambiado muchos aspectos de nuestra vida, siendo uno de ellos el ámbito laboral con la incorporación de, por ejemplo, sistemas de geolocalización (GPS) en numerosos puestos de trabajo dedicados al transporte de personas o mercancías. Este cambio ha provocado que diversos derechos entren en conflicto: derecho al control de la actividad laboral por parte de los empresarios y el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones de los trabajadores.

Para el empresario, no cabe duda de que el GPS es una herramienta muy útil para controlar la actividad de sus empleados, gracias a los datos que ofrece sobre la hora de inicio de la jornada, tiempos de descanso, itinerario y posición exacta de los empleados en cada momento. Al GPS se añaden otras tecnologías como los softwares de monitorización, sistemas de registro biométrico o la videovigilancia.

Todos estos medios de control laboral permiten detectar posibles abusos de los empleadores, pero también pueden generar cierta desconfianza y reticencia en los trabajadores, por lo que su uso en las empresas debe estar regulado, como veremos a continuación.

Límites del GPS en la vigilancia laboral

Tal y como hemos comentado anteriormente, el GPS tiene la finalidad de comprobar si los empleados han realizado las tareas que le han sido encomendadas por sus superiores, cumpliendo así con el artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores sobre el derecho de los empresarios al control de la actividad laboral. Sin embargo, esta medida puede atentar contra el artículo 18.1 de la Constitución Española que garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Por tanto, se establecen algunas limitaciones a tener en cuenta para regular la utilización de esta tecnología:

  • El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales. Para ello, se debe fijar un protocolo de actuación para informar con precisión y claridad a los trabajadores sobre las medidas que se van a adoptar para realizar dicho control, así como el trabajo que se exigirá durante la jornada laboral.

Por otra parte, hay que recordar que, si se utiliza un GPS, el empresario debe deshabilitarlo en al final de la jornada laboral, durante periodos de descanso o en periodos de baja por enfermedad.

No obstante, no será necesario el consentimiento del trabajador siempre y cuando su finalidad, así como la recogida y el tratamiento de los datos personales derivados de la geolocalización, sean necesarios para el mantenimiento y ejecución del contrato de trabajo.

 

Si tienes alguna duda relacionada con los sistemas de geolocalización, contacta con nosotros sin compromiso. En López Carbonell Abogados somos especialistas en Derecho Laboral.

Comparte esta entrada en: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+