Al igual que una de las obligaciones de un empleado es trabajar, la del empresario es abonar el sueldo de forma puntual. Sin embargo, en ocasiones algunas empresas deben dinero a los trabajadores. ¿Qué puedes hacer si te encuentras en esta situación? Tienes tres opciones: puedes llegar a un acuerdo, poner una demanda o solicitar la extinción de la relación laboral, así como una indemnización.

Si quieres saber más sobre este tema, te lo contamos más detalladamente en este post.

Normativa laboral relativa a las reclamaciones de cantidad

Aunque no es habitual, puede que en algún momento de tu vida laboral debas reclamar una cantidad a tu empresa. ¿Qué dice la normativa al respecto? En el Estatuto de los Trabajadores podemos encontrar los siguientes artículos referentes al pago de nóminas:

  • Art. 29.1: La liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conforme a los usos y costumbres. El periodo de tiempo a que se refiere el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes.
  • Art. 29.3: El interés por mora en el pago del salario será el diez por ciento de lo adeudado. No obstante, aunque el Estatuto no lo especifique, la jurisprudencia ha determinado que el porcentaje de interés habrá de hacerse en proporción al tiempo de demora, teniendo en cuenta que el porcentaje del 10% es un interés anual.
  • Art. 50.1 y 50.2: Serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato (…) la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado. En tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente.

El plazo de reclamación de salarios atrasados es de 12 meses, contando desde el momento en que el empresario debió abonar el sueldo correspondiente.

¿Qué puedes hacer para recuperar la cantidad adeudada?

En primer lugar, es aconsejable enviar un escrito a la empresa para que regularice tu situación y dejar constancia, en caso de que sea necesario presentar una prueba ante la justicia. Si de esta forma no obtienes ninguna respuesta, existen otras opciones por las que puedes decantarte.

Denuncia ante la Inspección de Trabajo

Puedes presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo, relatando las mensualidades adeudadas. Si la Inspección comprueba la veracidad de la denuncia procederá a sancionar a la empresa, ya que los retrasos en el pago del salario, cuando son reiterados, son constitutivos de infracción muy grave en materia de relaciones laborales.

Reclamación de cantidades

Una reclamación de cantidad puede ser extrajudicial o judicial. Vemos en qué se diferencian:

-Reclamación extrajudicial

Para reclamar judicialmente cualquier cantidad será requisito previo la presentación de papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación, correspondiente a la ciudad en la que residas y donde la empresa tenga su sede.

En este documento debes exponer con claridad qué cantidades se reclaman y cuáles son los conceptos, así como expresar las cantidades en bruto.

-Reclamación judicial

Si no se alcanza ningún acuerdo en la conciliación, debes presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. En este tipo de reclamaciones judiciales existen dos procesos, monitorio y ordinario:

Proceso monitorio:

El proceso monitorio laboral ordinario es más rápido que el procedimiento ordinario, pero solo se puede utilizar en deudas susceptibles de reclamación como:

  • En reclamaciones frente a empresarios que no se encuentren en situación de concurso.
  • En cantidades vencidas, exigibles y de cuantía determinada, derivadas de su relación laboral, excluyendo las reclamaciones de carácter colectivo.
  • En cantidades que no excedan los 6.000 euros.

Proceso ordinario:

Puedes reclamar el salario adeudado, presentando una demanda ante el Juzgado de lo Social.

Reclamación de extinción contractual ante el impago salarios e indemnización

Podrás solicitar la extinción de tu relación laboral, alegando incumplimiento grave del empleador, con derecho a indemnización por despido improcedente.

Sin embargo, para poder acudir a esta vía los impagos deben ser continuados, persistentes en el tiempo y cuantitativamente importantes.

Si consigues la extinción de tu contrato, recibirás una indemnización equivalente a la de un despido improcedente.

 

Por último, señalar que si la empresa te despide como represalia por haber presentado una papeleta o una denuncia contra ella, el despido sería nulo y debería readmitirte, así como abonarte el salario que hubieras dejado de percibir por el despido.

En López Carbonell Abogados te aconsejamos contar con abogados laboralistas que te ayuden con todos los requisitos, trámites y plazos admitidos en las reclamaciones de cantidad. Así que, no lo dudes y contacta con nosotros. Somos especialistas en Derecho Laboral.

Comparte esta entrada en: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+