FALTAS Y SANCIONES LABORALES

DERECHO LABORAL

En nuestro despacho de abogados especializado en derecho laboral, nos encargamos de asesorar y prestar defensa jurídica a los trabajadores que no estén de acuerdo con las sanciones que les hayan sido impuestas por parte del empresario.

Sanciones laboralesComo hemos dicho en más de una ocasión, cuando firmamos un contrato de trabajo con el empresario, ambos nos estamos comprometiendo a cumplir una serie de obligaciones.

No obstante, puede suceder que nos encontremos ante un incumplimiento por parte del trabajador, que, al no haberse producido de forma culpable, no entraría dentro de las posibilidades de sanción del empresario.

Es por ello, que la característica principal que debe concurrir para poder sancionar a un trabajador es la culpabilidad. Si la falta no se ha realizado con culpa del trabajador, no puede ir seguida de una sanción por parte del empresario.

En los convenios colectivos aplicables a cada sector empresarial, se establecen y clasifican los tipos de faltas, así como las sanciones que llevan aparejadas.

Los tipos de faltas que se pueden imponer al trabajador pueden ser:

  • LEVES: Prescriben a los 10 días. Llevan aparejadas sanciones que consisten en amonestaciones y suspensiones de empleo y sueldo de hasta dos días.
  • GRAVES: Prescriben a los 20 días. Llevan aparejadas suspensiones de empleo y sueldo de hasta 20 días.
  • MUY GRAVES: Prescriben a los 60 días contados desde que la empresa tenga conocimiento de que se ha cometido, o a los seis meses en todo caso. Llevan aparejadas inhabilitaciones para el ascenso, traslados a otro centro de trabajo, suspensiones de empleo y sueldo de hasta seis meses y despido.

No se puede sancionar al trabajador dos veces por la misma falta, aunque si se puede volver a sancionar si se comete una nueva falta.

Es muy importante recurrir judicialmente cada sanción para evitar un posible despido posterior por acumulación de faltas.

Faltas y Sanciones LaboralesEl trabajador que no esté conforme con la sanción impuesta puede impugnarla ante la jurisdicción laboral en el plazo de 20 días desde la recepción de la comunicación escrita (este es un requisito necesario en las faltas Graves y Muy Graves). En dicha comunicación se hará mención a los hechos que constituyen las faltas, así como las fechas en que se ha cometido. Por último, se comunicará también en qué consiste la sanción que se pretende imponer y cuándo se va a cumplir.

En ese plazo de 20 días se debe cumplir con el trámite administrativo previo y presentar la papeleta de conciliación. El acta que nos entreguen el día señalado a efectos conciliatorios debe adjuntarse a la demanda ante la jurisdicción social.

Después de celebrado el juicio, la sentencia dictada por el juez:

  1. Declarará la sanción nula por no haberse cumplido los requisitos antes señalados (citar fecha y hechos que la motivan, comunicación por escrito).
  2. Revocará la sanción y la dejará sin efecto siempre que el empresario no demuestre que dichos hechos se han llevado a cabo por el trabajador o simplemente que esos hechos no constituyen una falta.
  3. Revocará la sanción parcialmente en caso de que la falta no se haya calificado correctamente por el empresario. Entonces el juez impondrá la sanción que considere más oportuna a los hechos cometidos, que en ningún caso puede ser más grave que la impuesta por la empresa.